Inicia la construcción del nuevo AICM

La construcción del nuevo aeropuerto se hará en 5 etapas, con una inversión de $131,500 millones de pesos. Esta cantidad no incluye obras hidráulicas, vialidades de acceso, compra de terrenos ni ductos para turbosina.

El estudio costo-beneficio del proyecto refiere que en la primera etapa, la infraestructura aeroportuaria estará en condiciones de atender unos 50 millones de pasajeros y para ello se destinarán 90,505 millones de pesos. La superficie para la instalación completa 4,300 hectáreas.

El Consorcio Aeroportuario Mexicano (Consam), integrado por ICA, con el 18.22%, Marnhos, con un 4%  y Coconal, La Peninsular, Teya, Carso, GIA, Prodemex, y Tradeco, con el 11.11%. Ellos buscará construir las obras civiles y urbanas del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que requerirá de una inversión de 127,000 millones de pesos.

El grupo fue impulsado por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) durante los últimos 9 meses y tiene contemplado sumar como proveedores a micro, pequeñas y medianas empresas. Entre sus fortalezas están: la participación en proyectos de infraestructura fuera de México, ingresos por 242,873.9 millones de pesos y 80,852 millones de empleos directos.

La recomendación que hace el inédito consorcio al gobierno mexicano es que la construcción del NAICM se realice “mediante varios paquetes de licitación de obra pública (en la medida de lo posible nacionales), dando preferencia a los consorcios que puedan asumir la responsabilidad de la integridad de los segmentos de manera solidaria”.

Este proyecto contará con 3 pistas (dos comerciales con una extensión de de 5 km y una de 4.5 km para uso militar), plataformas de estacionamiento de aeronaves, una torre de control y los sistemas de navegación aérea y estará terminado, aproximadamente en 2020; a pesar de que desde este año iniciaron los trabajos de infraestructura hidráulica que contempla el proyecto integral en torno a la terminal aérea.

Con la infraestructura de la primera etapa se planea ofrecer servicios aeroportuarios hasta el año 2024, cuando iniciará la segunda etapa de expansión de la terminal, de 2029 al 2033 seguirá la ampliación de terminal, para construir la cuarta pista.

De 2061 a 2062 se planea instalar la quinta pista y entre 2068 y 2069 la sexta y última parte de extensión del edificio terminal. En una primera estimación, el total de costos operativos y de mantenimiento del nuevo aeropuerto que dará mayor conectividad al país fue estimado en 446,979 millones de pesos.

“Además de los costos de inversión en el NAICM, se tiene contemplado realizar obras adicionales en el periodo 2014-2020 para asegurar la viabilidad del proyecto. Estas obras complementarias, incluyen principalmente estudios de factibilidad, obras hidráulicas, obras de cabeza, asesorías, terrenos, obra social y contingencias”, refiere el estudio presentado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Dichos trabajos rondan los 83,488 millones de pesos.

Ahora bien, de acuerdo con el Consam, por lo menos cuentan con 14 fortalezas, entre ellas: tecnológicas, de responsabilidad social, financiamiento, seguimiento de proyectos o dominio de esquemas de contratación de obra pública, para participar en los procesos de licitación, que serán publicados entre enero y junio del 2015.

En experiencia y capacidad, aseguran haber realizado trabajos de cimentación profunda, construcción de pistas y rodajes, movimiento de tierra, obras hidráulicas, edificaciones de inmuebles de amplias superficies, mecánica de suelos, entre otras.

En materia de operación, se destaca que tienen conocimiento de las necesidades y requerimientos de los operadores de grandes proyectos de infraestructura. En particular se cuenta con experiencia en la operación de 13 aeropuertos en México, incluyendo al de Monterrey. Lo anterior corresponde a ICA, que tiene una participación en el Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA).

Incluso, las constructoras se comprometen a crear un fondo económico para incorporar innovaciones de la industria y mantener actualizados sus recursos humanos.

Cabe destacar que el consorcio se conforma bajo el amparo de lo establecido en la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, por lo cual, dice el Consam, no existen riesgos de configurar dicha práctica monopólica absoluta.

La estructura accionaria del Consam contempla una participación de 18.22% de ICA, 4% de Marnhos y 11.11% de cada uno de los otros participantes: Coconal, Tradeco, Peninsular, Teya, Carso, GIA y Prodemex.



Con Información de:  El Economista

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.